Pavimentos y contaminación alimentaria: Especificaciones para asegurar un pavimento higiénico

Fuente: Flowcrete

Pocos sectores son tan conscientes de los peligros que entrañan entornos faltos de higiene como el de la industria de alimentación y bebidas. Si en este mercado no se cumple un alto estándar de higiene, pueden aparecer problemas como el incumplimiento de las normativas, daños en la reputación de las marcas, pérdida de volumen de negocio e incluso implicar responsabilidades civiles y/o penales.

Las graves consecuencias que pueden darse implica que los productores de alimentación y bebidas necesitan entender el papel que cada área de la producción juega en el mantenimiento de las condiciones higiénicas y en asegurar un espacio de trabajo eficiente y efectivo.

Si el pavimiento no está preparado para estas tareas, las bacterias pueden aparecer y reproducirse, con lo que hay riesgo de contaminación alimentaria. Para asegurar que dicho pavimento refuerza la higiene de las instalaciones, éste debe tener ciertas características clave que le permitan ser capaz de proporcionar una higiene durante largos periodos de tiempo.

El hecho de que el pavimento sea continuo e impermeable es una de las características más importantes, ya que las grietas proporcionan un espacio difícil de limpiar a las bacterias, facilitando así su expansión.

Esta continuidad debe mantenerse durante toda la vida útil del pavimento. Si empiezan a aparecer huecos una vez la instalación ya está operativa, el riesgo de contaminación se incrementa. Por lo tanto, el pavimento debe durar lo suficiente para aguantar las condiciones de producción, con lo que en muchas de las instalaciones de alimentación y bebidas se requiere de sistemas adaptados específicamente a resistir riesgos tales como:

  • Choque térmico: Ocurre cuando la temperatura del pavimento sufre cambios muy bruscos. Por ejemplo, durante la limpieza con vapor a alta presión, cuando se abre la puerta de un horno o si la habitación se enfría muy rápidamente.
  • Químicos corrosivos: Muchas de la plantas productivas alimentarias utilizan sustancias corrosivas que pueden acabar en el pavimento, como limpiadores químicos, aceites calientes, soluciones azucradas y subproductos relacionados, como sangre y grasas.
  • Impactos y desgaste: en áreas industriales muy concurridas, los pallets pesados, equipamiento, carritos y estanterías pueden poner mucha presión en el pavimento, y situaciones como la caída de herramientas pueden afectar a su acabado.
drainage-thumb.jpg
thermal-shock-thumb.jpg
cleaning-thumb.jpg

El hueco entre el pavimento y el muro es otro espacio dónde las bacterias pueden acumularse. Para solucionar este problema, recomendamos el uso de molduras resistentes para crear una transición continua entre las dos superficies.

Otra área específica que puede causar problemas es cuando el pavimento se encuentra con los desagües. Los desagües de acero inoxidable deben ser incorporados en el pavimento para permitir a los líquidos evacuarse fura de las áreas sensibles a contaminarse. El diseño del pavimento debe evitar una grieta entre los dos componentes e idealmente éste debe estar inclinado. De esta manera, los líquidos pueden moverse fácilmente hacia los desagües, evitando el encharcamiento.

La habilidad de mantener unas altas prestaciones en el pavimento recae en tener un conocimiento exhaustivo sobre cuáles son las situaciones que deberá soportar. Su formulación química, grosor, uso de agregados y disposición puede afectar la habilidad del pavimento a proporcionar una superficie adecuada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *