Insectos, leguminosas y algas: Las proteínas del futuro serán vegetales y sostenibles

Las nuevas tendencias en alimentación buscan soluciones al exceso de consumo mundial de proteína animal con innovadoras alternativas basadas en proteínas vegetales como: barritas con insectos, hummus de leguminosas, análogos cárnicos, pesto con cáñamo, snacks de algas…

La industria alimentaria afronta el doble desafío de buscar nuevas fuentes de proteínas y lograr procesos más eficientes y sostenibles, en consonancia con la estrategia europea 2020.

La población mundial alcanzará en 2030 los 8.600 millones de personas, según Naciones Unidas. Este crecimiento demográfico hace prever que la demanda de alimentos crecerá a cotas muy superiores a las actuales. Sólo en el caso de los productos cárnicos, la FAO calcula que la demanda de proteína animal se duplicará en 2050.

Como respuesta a la creciente demanda en todo el planeta, la industria alimentaria lanza al mercado cada año nuevos productos cuya formulación presenta un mayor porcentaje de proteínas y que, en el caso de España, son los más demandados por los jóvenes de entre 16 a 24 años, según Mintel.

Estas estimaciones ponen a las empresas de alimentación frente al reto, no sólo de buscar soluciones que supongan una alternativa a la proteína de origen animal, si no que aseguren la sostenibilidad de la cadena alimentaria a través de procesos más eficientes y sostenibles, acordes a la estrategia europea 2020.

Proteínas 2030: Diseñando nuevos alimentos sostenibles

Barritas con insectos, carne elaborada con proteínas vegetales, hummus de leguminosas, pesto con cáñamo, snacks de algas…, son algunos de los productos innovadores elaborados con nuevas fuentes de proteínas, que se mostrarán en la jornada de innovación “Proteínas 2030: diseñando nuevos alimentos sostenibles” que se celebrará en AINIA el próximo 28 de marzo.

En la jornada, especialistas del sector de alimentación y bebidas, debatirán sobre el marco actual y las estrategias de innovación a nivel europeo en productos proteicos de alimentación; identificarán las principales tendencias en la demanda de estos productos; las nuevas fuentes de proteínas que ofrecen alternativas reales y cuál es el papel de la tecnología para poder transformarlas en nuevos ingredientes, capaces de garantizar una cadena de suministro más sostenible.

“el consumidor actual demanda alimentos naturales, ricos en proteínas, mínimamente procesados, con ingredientes reales que sean saludables y nutritivos, respetuosos con el medio ambiente y sostenibles. Por ello, el sector de alimentación, a través de la tecnología, debe hallar nuevas fuentes de proteínas que ofrezcan una respuesta satisfactoria a un consumidor que apuesta por la calidad nutricional de la proteína de origen vegetal, biotecnológica, de origen animal (insectos) e incluso fuentes más incipientes como los cultivos celulares”.

según Beatriz Pérez, del departamento de Nuevos productos de AINIA.

La jornada se dividirá en 4 grandes bloques temáticos: estrategias y tendencias, nuevas fuentes de proteínas, avances tecnológicos para obtención de nuevos ingredientes y consumidor. 

El primer bloque será una mesa redonda moderada por Miguel Blasco, subdirector de AINIA. En ella participará José Manuel González Vicente, delegado para el desafío social en bioeconomía en el horizonte 2020 (CDTi), quien analizará la situación actual y las estrategias europeas alineadas en la búsqueda de nuevas fuentes de proteínas; y Marta Carneiro, de Mintel, quien expondrá cuales son las tendencias actuales en cuanto demanda de proteínas.

A continuación María García Adán, departamento de I+D+i de FIAB, moderará un debate acerca de nuevas fuentes de proteínas. En él participará Ana Torrejón de AINIA, para hablar de procesos biotecnológicos aplicados a distintas fuentes orgánicas; Alfredo Rodrigo (AINIA) explicará el potencial de la planta acuática Lemna Comun; Jorge Ruíz Carrascal Profesor de la Univ. of Copenhagen nos hablará del desarrollo de carne artificial a partir de líneas celulares y por último, un representante de INSECFIT hablará de los insectos como fuente alternativa de proteínas.

Asimismo, se presentarán avances tecnológicos para la obtención de nuevos ingredientes proteicos. De la mano del German Institute of Food technologies DIL,Mariana Valverde (AINIA) y Lidia Tomás (AINIA) conoceremos distintas técnicas para el diseño y funcionalización de nuevos ingredientes y alimentos y cómo caracterizar y evaluar la funcionalidad de estos.

Cerrarán la jornada, en la que colaboran CDTi y Food for Life Spai, las empresas Grupo La CañaEcoiberope, DACSA, Biogran y DeLaViuda, quienes desde la perspectiva del consumidor, presentarán casos de éxito de alimentos proteínicos con algas, harinas de leguminosa, proteínas vegetales ecológicas, análogos cárnicos y snacks enriquecidos.

Durante la jornada, los asistentes visitarán las instalaciones de AINIA donde podrán presenciar distintos demostrativos en planta piloto, así como asistir a una exposición y degustación de productos innovadores elaborados con proteínas de fuentes alternativas a las convencionales.

La alternativa de las proteínas de origen vegetal

La CE recoge en su último informe que el mercado de legumbres y proteínas vegetales procesadas está en expansión, debido a una mayor demanda de alimentos ecológicos y a un incremento de las personas que optan por dietas veganas y vegetarianas en los últimos años.

En nuestro país, según el informe  The Green Revolution elaborado por la consultora Lantern, el 6,3% de los consumidores son flexitarianos, el 1,3% vegetariano y el 0,2% se inclina por la dieta vegana. Juntos suman cerca de 3,6 millones de españoles.

Según Mintel, los consumidores, motivados por aspectos como la salud, el medio ambiente y el bienestar animal, tratan de reducir en su dieta el consumo de proteína de origen animal. Así lo afirma el 41% de los consumidores de carne procesada del Reino Unido. Y lo mismo ocurre en Italia con los productos lácteos, donde el 32% de los consumidores también ha disminuido su consumo diario.

La fuente de proteína vegetal más consumida actualmente es la soja, aunque van a apareciendo en el mercado nuevas proteínas procedentes de legumbres (garbanzos, lentejas, judías…), algas, guisantes, cáñamo, chía y quinoa

error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *