España, a la vanguardia para el desarrollo de nuevos alimentos

La industria agroalimentaria vive un momento tecnológico crucial en el que la creación de alimentos nuevos o la revalorización de materias primas ofrecen oportunidades para atraer talento y generar emprendimiento en España, según analistas y expertos de programas en el sector.

Los desafíos medioambientales y el mundo post pandemia demandan innovación en las producciones para que esta industria mantenga su relevancia, y España, por su tradición gastronómica, está en buena posición.

El desarrollo de los nuevos alimentos centrará uno de los debates de la “Smart Agrifood Summit”, evento que reunirá el jueves y el viernes en Málaga a 300 empresas para debatir sobre innovación agroalimentaria.

“La conservación del medioambiente y la rápida evolución de las demandas de los consumidores están generando nuevas oportunidades que son explotadas por empresas altamente innovadoras. Conoceremos los retos y casos de éxito”, declara a Efeagro, recoge Mercedes Salas, el director de Desarrollo Global del Basque Culinary Centre (BCC), Asier Alea.

NUEVOS ALIMENTOS, EN EL BOSQUE Y EN EL LABORATORIO

Desde el punto de vista legislativo, en la Unión Europea (UE) se definen como “nuevos alimentos” aquellos que no han sido consumidos significativamente por humanos en el mercado comunitario antes de 1997, ya sean tradicionales de otros orígenes o productos innovadores con procesos y tecnologías nuevos.

Alea puntualiza que el BCC, universidad gastronómica con sede en San Sebastián, “está abierta a jugar con todo” y constata que este proceso creativo atrae talento y genera oportunidades de negocio o empresas emergentes (start-up).

En ese sentido, engloba como nuevos alimentos tanto aquellos que provienen de tecnologías innovadoras como a los que han sido sometidos a procesos de transporte más disruptivos y sostenibles y, por otra parte, a la valorización de materias primas naturales, como las hojas o raíces de un bosque.

Como ejemplo de grandes tendencias globales destaca las “nuevas carnes” o proteínas de origen vegetal elaboradas con soja, cuya producción entraña el reto de reproducir la textura, para que el cerebro los encuentre igual de sabrosos que en el caso del alimento cárnico.

También menciona como innovación la eliminación del agua de la leche para su transporte sin suprimir el componente nutricional, a la vez que el traslado gana en sostenibilidad.

Incluye también la recuperación de conocimiento tradicional y la “hibridación” de “imaginación”, materias primas y “la tabla periódica de los elementos” (químicos).

Frente a las dificultades para emprender de las nuevas generaciones en España, el representante del BCC -con la mitad de sus estudiantes extranjeros- ofrece un panorama más optimista, porque España “tiene un relato, una tradición gastronómica increíble” y tiene las condiciones para fomentar la venta con la filosofía “kilómetro cero”.

ESFUERZOS Y FONDOS UE PARA ACELERAR CAMBIOS

El responsable del programa Futuro de la Alimentación y socio de la consultora Deloitte, Pedro Rodrigo Peña, subraya a Efeagro que la “industria alimentaria lleva años realizando inversiones en innovación, alcanzando a toda la cadena de valor, desde el campo hasta la mesa”.

“El esfuerzo inversor debe mantenerse si queremos seguir resultando relevantes como industria en el sistema alimentario global, dando respuesta a los desequilibrios derivados de la manera en la que hasta ahora hemos producido y consumido alimentos, con respuestas conjuntas por parte de toda la cadena de valor”, recalca.

En ese sentido, añade que los fondos de recuperación de la UE, a través del esperado proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (Perte) agroalimentario, que el Gobierno anunció, son los “aceleradores necesarios” para esa evolución tecnológica y para que las empresas alimentarias españolas conserven su reputación y posición de liderazgo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *