El sector del packaging, abocado al riesgo de impagos por los fabricantes alimentarios

La gestión del riesgo cliente es un aspecto esencial a valorar por las empresas del sector packaging

Los fabricantes del sector agroalimentario se enfrentan actualmente a un importante aumento de sus costes internos, derivados en gran parte por la subida del precio de las materias primas alimentarias e industriales, que está repercutiendo negativamente en la relación con sus proveedores.

Según datos del INE, los aceites y las grasas son un 20% más caros, mientras que el agua mineral, los refrescos y los zumos se han encarecido un 7,4% mientras que la fruta fresca (4,6%), los huevos (3,5%) y la carne de ave (3%) son los otros alimentos más esenciales que han visto incrementado su precio.

Materias primas industriales

Y al igual que para los otros sectores económicos, la industria agroalimentaria tampoco es inmune al alza del precio de las materias primas industriales. El plástico es una de las principales causas de los costes adicionales, al igual que el cartón para embalaje (packaging). Cada uno de estos materiales muestra un aumento de precio de aproximadamente un 20%, aunque queda muy lejos del desorbitado incremento de la energía (+40%). En cuanto al transporte de mercancías por mar, se está disparando, con un aumento de más del 85%.

Según Pierre Lemarquier, Director de Operaciones de Pouey International, “los fabricantes tienen que seguir pagando sus facturas a sus proveedores alimentarios y de packaging pero sin embargo no pueden apenas repercutir los sobrecostes derivados del alza del precio de las materias primas en sus clientes finales”.

Añade que “si al fabricante, le cuesta más caro producir sus productos, esto puede tener un efecto negativo en el pago a sus proveedores, como los suministradores de packaging, que pueden sufrir retrasos en estos pagos”.

Costes de producción al alza

Los importantes aumentos en los costes de producción de los fabricantes (con el alza del precio de las materias primas, estos se han duplicado) pueden tener un efecto devastador en toda la cadena de la industria alimentaria, empezando por los proveedores alimentarios y de embalaje y siguiendo por los suministradores de estas empresas.

Ante esta compleja situación financiera, para los proveedores de packaging es fundamental actualmente poder asegurar la supervivencia de sus negocios ahora que sufren el riesgo de impagos por parte de los fabricantes alimentarios y que las aseguradoras tradicionales no cubren este incremento de su riesgo.

Lemarquier explica que “para asegurar la cifra de negocios de los proveedores, Pouey International cuenta con el seguro de crédito Serenitas, que garantiza financieramente entre el 50% y el 70% de los clientes rechazados, limitados o anulados por las compañías de seguro de crédito tradicionales, y en particular para los suministradores de packaging nuestra tasa de aceptación se eleva al 80%”. Eso sí, ofrece hasta 300.000 euros de riesgo comercial por cliente y la garantía de deudas.

Serenitas es una solución por casos individualizados y no necesariamente para el conjunto de la cartera de clientes de una empresa y se aplica a todos los clientes, tanto los localizados en España como en el extranjero. La indemnización acordada corresponde al 100% de la cantidad garantizada sin IVA.

Lemarquier explica que “se trata de una garantía complementaria al seguro de crédito que se haya contratado y lleva asociados los siguientes servicios: Informes rigurosos sobre la solvencia de los clientes, financiación sin recurso a medida de las facturas, y, finalmente, la gestión de la cuenta por parte de Pouey International con seguimiento contable y cobro amistoso incluido”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *