El sector alimentario, en crecimiento y con un aumento de la digitalización

La BVLH (Asociación Federal del Comercio Alemán de la Alimentación) ha publicado su informe sobre el sector alimentario. Esta asociación es la agrupación profesional dedicada a la alimentación integrada en la Asociación Alemana de Comercio Minorista (Handelsverband Deutschland / HDE). Defiende ante la legislación, las autoridades y el público en general los intereses de las empresas minoristas relativos a los alimentos. En este ámbito, la BVLH es el interlocutor válido para la política, los medios de comunicación, las organizaciones de consumidores y las asociaciones de los diversos niveles de la cadena de valor.

Tendencias y perspectivas en el comercio de la alimentación

ANUGA es la feria líder internacional sobre las tendencias del sector de la alimentación en conjunto. ¿Qué cambios inminentes se prevén en Europa, América del Norte y del Sur o Asia en cuanto a alimentación y bebida? ¿Qué parte del mundo tiene el mayor potencial para el negocio de la alimentación? Las respuestas a estas y muchas otras preguntas se podrán encontrar en ANUGA. Con un concepto único de diez ferias especializadas bajo un mismo techo, ANUGA presenta las últimas tendencias en el ámbito de los alimentos y es la plataforma para los responsables de la toma de decisiones que impulsan estas tendencias. Por esta razón, ANUGA figura como una cita obligada en el calendario de ferias de productores y compradores de alimentos de todo el mundo.

Economistas alemanes prevén un crecimiento en toda Europa

Un requisito indispensable para un comercio agrario próspero es un desarrollo económico positivo. En este contexto, las expectativas coyunturales apuntan a buenos negocios también para la economía agraria y alimentaria. Los principales institutos de investigación económica de Alemania pronostican un crecimiento del producto interior bruto de la Unión Europea del 1,5 por ciento para este año y del 1,6 por ciento en 2018. El aumento en el rendimiento económico también se reflejará en una disminución del desempleo: se prevé que la tasa de paro se sitúe en un 8,3 por ciento de media en el año 2017 y que caiga hasta el 8,1 por ciento el año que viene. Por otra parte, la inflación se mantendrá este año en el 1,5 % por ciento y en el 1,6 por ciento en 2018, por debajo del objetivo del Banco Central Europeo, de poco menos de 2 por ciento. Un importante factor de crecimiento sigue siendo la demanda interna privada. Según las previsiones de los economistas alemanes, el consumo privado seguirá creciendo en los 19 países de la eurozona. Para 2017 los institutos de investigación económica predicen un crecimiento del 1,4 por ciento, y para 2018 se espera que el consumo privado crezca algo más, hasta el 1,5 por ciento.

Más dinero y una mayor orientación a la calidad

Las buenas perspectivas económicas también pueden contribuir a que los consumidores vuelvan a ver –o continúen viendo– el futuro con optimismo. Las personas que cuentan con un trabajo seguro e ingresos regulares están más dispuestas a realizar más compras y de mayor calidad. Esto se pone de manifiesto en economías económicamente bien posicionadas como la alemana, por ejemplo, en el hecho que el precio cada vez es un criterio menos determinante en las compras. De nuevo, los consumidores prestan mayor atención a los productos de calidad. La sostenibilidad, el respeto a los animales y el propio bienestar juegan un papel cada vez más relevante en las compras. Para muchos, buscar el placer o disfrute sigue siendo un tema importante: los alimentos deben tener buen sabor, ser saludables y, simplemente, sentar bien. Tanto en comunidad, en casa o cuando se come en el restaurante, a menudo el placer está en primer plano. Para algunos consumidores, la alimentación es cada vez más una cuestión de ideología. Estos consumidores esperan que la industria alimentaria y el comercio de productos y servicios contribuyan a una dieta saludable y sostenible.

Comidas preparadas saludables para mejorar el rendimiento

El tema de la salud influirá de modo decisivo en la alimentación del futuro. El objetivo de muchos consumidores será alimentarse de manera que puedan prevenir enfermedades. La palabra clave es “autoajuste”. En el futuro podría ser posible disponer de una amplia gama de alimentos adaptados individualmente a las necesidades personales, y así aumentar el rendimiento personal. Los productos cuyo objetivo es mejorar el rendimiento resultan especialmente interesantes para los consumidores de más edad y concienciados. Estas personas también aprecian los productos fácilmente disponibles y sencillos de preparar; y se inclinan sobre todo por comidas preparadas saludables.

La megatendencia de la digitalización

También la tecnología facilitará cada vez más el día a día de la alimentación y las compras. En el futuro, la gente recibirá ideas para recetas a través de aplicaciones y en el comercio minorista. Para el suministro de alimentos básicos y bebidas, el comercio electrónico será aún más importante. En las tiendas, sin embargo, la atención se centrará más en el asesoramiento, la comodidad y el disfrute. La revolución digital también hace tiempo que ha llegado a los fabricantes y al comercio de alimentos. Nuevos conceptos basados en datos agregados cambian tanto el marketing, las ventas y la compra de alimentos como el desarrollo de productos y la organización de flujos de mercancías. Los investigadores de mercado están seguros de que pronto el consumidor de alimentos también será un “omnishopper”, que combinará los canales de compra a su antojo. Este consumidor espera una experiencia de compra en la que se combinen los puntos de venta físicos, los medios en línea y el uso de dispositivos móviles.

Por lo tanto, el cliente del futuro próximo se informará acerca de los productos sobre todo en las redes sociales, en los mercados virtuales y en los portales de comparación. Para esto utilizará principalmente su smartphone o su tablet. Por eso, las aplicaciones móviles adquirirán una importancia cada vez mayor, tanto para la obtención de información antes y durante la compra de alimentos como para la comercialización de los productos.

Robots conversadores como asistentes de compras virtuales

Para el asesoramiento de compra, los consumidores utilizarán de forma aún más habitual los servicios de mensajería como WhatsApp o Facebook Messenger. También por esta razón, son cada vez más las compañías comerciales y los fabricantes de bienes de consumo que actualmente exploran a fondo el potencial de los chatbots o robots capaces de simular una conversación con una persona. La visión se basa en la inteligencia artificial de un “robot conversador” que actúa al mismo tiempo como asistente de compras virtual y como asesor de compras digital. Ya se encuentra disponible la tecnología necesaria para la fusión cada vez más rápida del comercio en línea y fuera de línea. Así, hay sensores inteligentes que establecen comunicación en la superficie de ventas con el smartphone del cliente. Esto hace que sea posible localizarlo delante de un estante específico y transferirle la información acerca de los productos correspondientes y sus incentivos de compra. Esta navegación en el punto de venta también se puede utilizar para analizar los recorridos de los clientes en los locales.

error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *