El CITA investiga cómo aprovechar los excedentes hortícolas para mejorar el perfil nutricional de la carne bovina


El Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) ha iniciado un nuevo proyecto sobre cómo incorporar los excedentes hortícolas en la dieta del ganado bovino y conseguir así una carne con un perfil nutricional mejorado. Con este proyecto, que tiene una duración de 4 años, se va a poner a punto un proceso basado en la Biotecnología y la Bioeconomía Circular. El proyecto quiere desarrollar un proceso para la valorización de excedentes hortícolas que actualmente están suponiendo un grave problema medioambiental. Se trata de revertir el problema y conseguir un beneficio ambiental mediante el aprovechamiento de estos coproductos para alimentar al ganado bovino, ya que ello podría influir en la microbiota ruminal y, disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Como ventaja añadida, el aporte de sustancias nutracéuticas de origen natural permitirá obtener una carne de características diferenciadas. Gloria Estopañan y María Ángeles Sanz, del Área de Laboratorios de Análisis y Asistencia Tecnológica, y Begoña Panea, Guillermo Ripoll y Margarita Joy, investigadores de la Unidad de Producción y Sanidad Animal, del CITA, participan en este proyecto que está financiado por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad y la Agencia Estatal de Investigación dentro de la convocatoria Retos-Colaboración 2017 (Programa Estatal de Investigación, Desarrollo e Innovación Orientada a los Retos de la Sociedad, en el marco del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación 2013-2016). El Área de Laboratorio de Análisis y Asistencia Tecnológica garantizará la ausencia de tóxicos en las materias primas y constatará la degradación de los posibles compuestos no deseables durante el proceso de transformación de las mismas. Esta es una de las actividades innovadoras del proyecto, buscar el tratamiento que elimine o bloquee las sustancias nocivas de los subproductos para su aprovechamiento en nutrición de rumiantes, estabilizando a su vez los compuestos potencialmente beneficiosos.

El Laboratorio de Digestibilidad y el Laboratorio de Calidad de Carne de la Unidad de Producción y Sanidad Animal se encargarán del estudio de emisión de gases, de la trazabilidad de los compuestos nutracéuticos desde las materias primas hasta la carne, de la determinación de la composición química de la carne, incluyendo el perfil de ácidos grasos y de los estudios de percepción del consumidor. El proyecto se lleva a cabo en cooperación con Fertinagro Biotech, empresa con una larga trayectoria en i+D+i, y Terraibérica, empresa productora de carne bovina. 

error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *