4 claves en envase cárnico convenience que responden a las tendencias de consumo

Autor: Carlos Enguix, Jefe del departamento de Envases de Ainia

Atendiendo a las fases en las que se interactúa con el producto envasado y su envase, se presentan varios aspectos en los que el envase puede ofrecer funcionalidades de interés al consumidor: facilidad de compra, facilidad de consumo y preparación, reducción de desperdicios de alimentos y facilidad de gestión de los residuos. En este artículo los analizamos con más detalle.

El envejecimiento de la población y sus limitaciones físicas, la aparición de nuevas categoría de consumidores como los denominados “millenials”, hogares de menos miembros y gran porcentaje de hogares unipersonales, menos tiempo disponible para la compra y el cocinado, consumo de productos naturales y saludables, concienciación creciente respecto a la necesidad de limitar el desperdicio de alimentos, una necesidad creciente de gestión de residuos y de separación de envases en el hogar para su reciclaje son algunas de las tendencias que han obligado a la industria del packaging a apostar por lo “convenicence”.

En lo que respecta a la industria cárnica, actualmente la mayoría de las carnes se compran pre-envasadas en los mostradores de autoservicio, aunque depende del ámbito geográfico y la cultura de cada país. Así, por ejemplo, en Reino Unido casi el 90 % del mercado de carnes en 2014 era en pre-envasado, mientras que en Italia tan solo un 10 %.

Por todo ello, el envase “cómodo” tanto para el uso de las personas en sus hogares, como para los propios fabricantes de productos cárnicos y la distribución es elemento crítico y uno de los desafíos y grandes tendencias de crecimiento de la industria del packaging.

Envases cárnicos que hacen fácil la compra

La posibilidad de comprar los productos pre-envasados supone una ventaja de ahorro de tiempo muy importante frente al dispensado al corte. Además, si el producto está pre-envasado, su vida útil suele ser mayor y facilita la conservación en el hogar. La carne fresca envasada exuda líquidos durante su distribución, aspecto no agradable para los consumidores. Algunas de las soluciones posibles son el uso de almohadillas de absorción incorporadas en el propio envase o un diseño de bandeja que recoja los exudados en su fondo.

Un aspecto importante para facilitar la compra de muchos de los productos cárnicos es la posibilidad de ver el producto. Los sistemas skin facilitan la visualización del producto, así como una mayor apreciación de sus características, como es el caso de bistecs o loncheados.

Es importante que la cantidad de producto envasado se adecue a las necesidades correspondientes a las dimensiones de los hogares. Este aspecto varía según los países. También están emergiendo envases de múltiples porciones separables, según se vaya consumiendo el producto, adaptados a la demanda de los consumidores. Así, es posible encontrar en el mercado europeo embutidos envasados en paquetes de dos porciones o jamón curado envasado en porciones múltiples en envases termoformados.
La información aportada en las etiquetas sobre la composición (contenido en grasa, conservantes, contenido o ausencia de alérgenos…) y el origen del producto, es revisada con mayor frecuencia y detalle por los consumidores y las consumidoras, cada vez más sensibles a las dietas saludables, la presencia de alérgenos o a las alertas alimentarias. Además de la información impresa, empiezan a aparecer otros tipos de información en forma de códigos QR para lectura a través de teléfonos móviles y en etiquetas inteligentes.

La importancia del envase en el e-commerce

Una gran tendencia que se está consolidando en todos los sectores es la compra por Internet o el e-comerce. En alimentación está llegando con cierto retardo por los aspectos de seguridad en la distribución de los alimentos, pero ya existen plataformas de venta on-line de alimentos, incluyendo, productos cárnicos.

En este caso el envase y embalaje juegan un papel decisivo tanto en la información que se transmite al consumidor a distancia, como en la garantía de la integridad y de las condiciones de suministro que impidan el deterioro del producto y garanticen su seguridad y autenticidad. El nuevo sector de población denominado “millenials” es un claro exponente que está potenciando la compra por este nuevo sistema. También hay que tener en cuenta a las personas que por uno u otro motivo su desplazamiento a los comercios lo limitan y optan por la comodidad en casa desde el ordenador (personas mayores, gente con un nivel de actividad elevado y poco tiempo para comprar…).

Convenience en envases cárnicos: Facilidad de consumo y preparación

En el caso de los productos loncheados y envasado al vacío tienen el problema de que las lonchas se adhieren y son de difícil separación incluso llegando a rasgarse cuando se quieren extraer del envase.

Para los envases de loncheados cárnicos se ha extendido el uso de interleavers, láminas de papel recubierto o plástico que se intercalan entre las lonchas para facilitar su cómoda separación.

Envases listos para ser horneados: La comodidad en el hogar

Una tendencia creciente es la posibilidad de preparar el producto en el propio envase, bien sea en microondas, horno convencional, barbacoa, o incorporar salsas y condimentos durante la preparación viniendo estos componentes en envases o compartimentos separados de la carne. De esta forma la carne envasada puede ser considerada como un plato preparado de V Gama y su valor añadido sube de forma notable para el consumidor al resolver la preparación de una comida.

Al cocinarse la carne en el propio envase, la cocción se realiza en su propio jugo, y el horno y la vajilla se mantienen limpios. La tapa pelable facilita la salida del producto, evitando derrames tras la cocción.

El re-cerrado, un factor que se valora cada vez más

El espacio en el frigorífico y el orden es muy importante en el hogar, por tanto aquellas soluciones que ocupen espacios reducidos, vayan en porciones individuales, posibiliten el re-cerrado y/o permitan visualizar el producto remanente son muy apreciadas por los consumidores.

Para facilitar el consumo y preparación uno de los principales aspectos a considerar es la facilidad de apertura. Además, para aquellos productos que no se consumen de una vez la posibilidad de re-cerrado es un aspecto de creciente demanda entre los consumidores, ya que permite conservar el producto remanente en mejores condiciones y reduce en consecuencia el desperdicio de alimentos. En esta situación se encuentran la mayoría de los productos untables o de los productos cocidos o curados presentados en lonchas.

Tecnologías que posibilitan el re-cerrado

Un envase plástico recerrable tiene la particularidad de ser pelable y permitir que una vez abierto pueda volver a cerrarse sobre sí mismo por presión. Existen distintas tecnologías para su obtención, siendo las más usuales:

Incorporación de una resina tipo PSA (Pressure-sensitive adhesive) durante el proceso de fabricación del film plástico multicapa, siendo una de ellas la resina tipo PSA.

  • Uso de etiquetas adhesivas incorporadas por la maquinaría de envasado
  • Esta se deposita sobre la superficie superior del film, previamente troquelado, para facilitar posteriormente su apertura.
  • En menor medida se han desarrollado coatings o recubrimientos que incorporados en la capa interna del envase permiten su recerrabilidad.

Existen otros sistemas innovadores también en su presentación con estas características de facilidad de apertura y recerrado, como es el caso de las bolsas stand-up para carne procesada.
Reducción de desperdicio de alimentos

Otro aspecto importante es la reducción de desperdicio de alimentos o también denominado “food waste”, principalmente porque afecta directamente a sus gastos en alimentación, y también por su conciencia y solidaridad por no desperdiciar alimentos que podrían ser sustento para personas que padecen hambre. El packaging ha sido identificado por la FAO, y distintos organismos (CE, Wrap-UK), como uno de los elementos que pueden reducir el desperdicio de alimentos o “food waste”. Este término está referido a las pérdidas de alimentos que se producen antes, durante o después de su preparación en el hogar e incluye los alimentos descartados en su proceso de transformación, distribución, y venta.

Las soluciones aportadas desde el envase para reducir el “food waste” son:

  • Sistemas de envasado que aumenten la vida útil (materiales barrera, atmósferas protectoras, sistemas de envasado activos…);
  • Sistemas inteligentes que informen si el producto está en las condiciones óptimas para su consumo;
  • Envases recerrables que mantengan durante más tiempo en mejores condiciones el producto no consumido; y
  • Garantizar la integridad del envase previniendo la presencia de poros en las zonas de sellado como potenciales vías de contaminación y deterioro del producto.
  • Facilidad de gestión de los residuos en el hogar

La facilidad de gestión de los residuos se hace cada vez más importante, ya que los consumidores son una pieza clave para conseguir las altas tasas de reciclado y valorización de residuos que exigen las legislaciones para mantener la sostenibilidad. Así, utilizar envases compuestos por un solo tipo de material que faciliten el reciclado, o envases con mayores porcentajes de material reciclado en su composición son aspectos demandados por el consumidor para satisfacer su cada vez mayor conciencia ambiental.

Atendiendo a la protección del medio ambiente, el reciclado de los materiales de envase y en especial los últimos avances en el reciclado de plásticos, despiertan especial interés por los beneficios que origina desde el punto de vista de ahorro en el consumo de recursos fósiles (petróleo), evitando que se malgasten todos los recursos energéticos y de materias primas, que han intervenido en su fabricación y transformación, y por supuesto la disminución de residuos en los vertederos.

En las casas es necesario separar los envases de los residuos orgánicos, y a su vez es necesario clasificar los envases por tipo de material, por lo que aquellos envases fáciles de clasificar y cuyos volúmenes una vez vaciados se pueden minimizar son apreciados por los consumidores y las consumidoras.

El proceso de definición, diseño y desarrollo de un envase requiere de profesionales expertos y alineados y en constante interlocución. En AINIA contamos con un equipo multidisciplinar que trabaja en el conjunto de la cadena de valor del packaging y aporta soluciones integrales y personalizadas. Somos especialistas en adaptar cada envase a los requerimientos del producto y del consumidor, cumpliendo los desafíos de seguridad y sostenibilidad.

i tiene cualquier necesidad en el ámbito de las tecnologías aplicadas al envase o quiere desarrollar alguna idea novedosa, contacte con nosotros, nuestra misión es cooperar con empresas y ponernos a su disposición.

Además, aprovechamos para invitarle a Meeting Pack 2019, en el encuentro de referencia en tendencia sobre materiales y envases barrera.

error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *