Un nuevo flujo de efectivo para agricultores de la mano de Iggesund

La capacidad de los agricultores locales de vender biomasa a la fábrica de Iggesund Paperboard en Workington aportará a la industria agricultora local más de un millón y medio de libras anuales. La iniciativa ha creado una fuente de ingresos totalmente nueva para cerca de 200 granjas situadas en Cumbria y en Escocia, y fue galardonada recientemente con el Rushlight Bioenergy Award (premio de bioenergía), uno de los que otorga la organización Rushlight específicamente para respaldar y promover toda naciente tecnología, innovación e iniciativa no contaminantes, así como proyectos de utilización para los negocios y otras organizaciones en el Reino Unido, en Irlanda y en el ámbito internacional.

En 2013, Iggesund invirtió en una planta termoeléctrica activada con biomasa con el propósito principal de poder operar su fábrica de cartón a base de energía renovable. En un abrir y cerrar de ojos, la fábrica pasó del gas natural de origen fósil a la utilización de biomasa como fuente de energía, con lo que redujo sus emisiones de dióxido de carbono de origen fósil en 190 000 toneladas por año, equivalentes a las emisiones anuales de unos 65 000 automóviles. En conjunción con esta medida, nació la idea de ofrecer a los agricultores locales la oportunidad de cosechar y vender a Iggesund cultivos energéticos.

“Ha sido una experiencia fascinante. Al principio, hubo muchos agricultores escépticos, como suele ocurrir. Pero poco a poco, al constatar nuestra dedicación y nuestros cálculos sobre cómo podrían ganar más con sus tierras menos fértiles, un número cada vez mayor de ellos ha acogido nuestro proyecto, al que llamamos Grow Your Income (Incremente sus ingresos)”

explica Neil Watkins, Director del Departamento de Combustible Alternativo en la fábrica de Iggesund en Workington

El objetivo era obtener 25 000 toneladas de biomasa de la industria agraria. Al cabo de cinco años, resulta claro que rebasaremos ese objetivo cuando estén listos para su cosecha todos los cultivos contratados.

Como ocurre en muchos otros países, el Reino Unido tiene una población rural que va envejeciendo. La mayoría de los hijos e hijas de los agricultores desean mudarse a las grandes urbes para llegar a ser estrellas de rock, genios de la cibernética o personalidades de la televisión. La generación de mayor edad que no deja el hogar se ve en la necesidad de buscar cultivos menos laboriosos que produzcan ingresos fiables. La oferta que hizo Iggesund a la comunidad agraria incluyó ayuda para la plantación y también el proceso de la cosecha y su transporte a la fábrica. Todos estos elementos contribuyen a reducir la carga de trabajo de cada granja. Iggesund ha firmado asimismo contratos indexados a largo plazo que han ayudado a hacer más predecible el futuro.

“Cerca de 1,6 millones de libras fluyen anualmente de nuestra fábrica de cartón de Workington hacia la comunidad agraria local”, afirma Ulf Löfgren, Director General de la fábrica. En enero de 2019 se le otorgó al proyecto el Premio Rushlight de Bioenergía.

Cuando se puso en marcha el proyecto, el DEFRA (Departamento del Medio Ambiente, la Alimentación y los Asuntos Agrarios) había hecho la recomendación de que algunas partes de Cumbria tuvieran tierras idóneas para cultivos energéticos. Al evolucionar el proyecto resultó evidente que los cultivos ayudarían también a contrarrestar los efectos de las inundaciones y que producirían una mayor biodiversidad.

“Otra ventaja de los cultivos energéticos —el sauce como árbol forestal de cultivo corto, en nuestro caso— es su buen rendimiento en tierras menos fértiles y que no exigen tierras apropiadas más bien para la producción de alimentos”

subraya Neil Watkins.

Ulf Löfgren, Director General de la fábrica, quien participó en la creación de Grow Your Income, señala los efectos que se añaden al de haber asegurado el suministro del combustible necesario para operar la fábrica.

“En Cumbria y en las partes de Escocia donde operamos predomina la agricultura”, afirma. “Nuestra interacción con los agricultores al trabajar conjuntamente en los cultivos energéticos y el hecho de que nos reunamos con ellos en ferias agrarias y de que nos hagan visitas de estudio nos han generado una identidad mucho mejor definida en la región.

“Aparte de eso, podemos enorgullecernos de ser un buen ejemplo del objetivo de desarrollo sostenible número 17 de la ONU, una alianza para alcanzar uno de los otros objetivos de desarrollo sostenible. En este caso, tenemos una colaboración entre una industria de procesos a gran escala y más de cien agricultores para reducir conjuntamente las emisiones de origen fósil”.

Iggesund Paperboard trabaja sus propios cultivos energéticos en ocho hectáreas de las tierras alrededor de la fábrica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *