“La calidad de vida de los alérgicos e intolerantes no está plenamente garantizada por la legislación europea sobre seguridad alimentaria”

SEGÚN UN INFORME COMPARATIVO SOBRE LEGISLACIÓN DE SEGURIDAD ALIMENTARIA

Ferrer-Bonsoms & Sanjurjo, despacho de abogados especializado en derecho de consumo, ha elaborado un informe comparativo sobre la normativa de España, la Unión Europea, Estados Unidos y Japón en lo que se refiere a seguridad alimentaria.

Este informe analiza las diferentes legislaciones y extrae conclusiones sobre cómo los distintos países transponen el Codex Alimentarius de la FAO y de la Organización Mundial de la Salud. Ignacio Ferrer-Bonsoms, abogado y uno de los autores del informe, destaca: “La seguridad alimentaria es una de las cuestiones que más preocupan a los consumidores, dado que, como explicamos en el informe, la incidencia de alergias e intolerancias alimentarias ha aumentado entre adultos. Hemos estudiado cómo cada uno de los países analizados ha desarrollado una normativa para proteger e informar a sus consumidores de los riesgos que corren al ingerir los alimentos que están a la venta en los distintos mercados. Y hay diferencias significativas.

Una de esas diferencias se encuentra en la identificación de los alérgenos: la Unión Europea obliga a identificar hasta 14 alimentos o ingredientes alérgenos, en lugar de los 8 más comunes que recoge el Codex Alimentarius de la FAO y la OMS. Otra, en la definición de los valores umbral (cantidad de la sustancia potencialmente alergénica) presentes en la composición del alimento envasado que sí recoge Japón, pero no Estados Unidos ni la Unión Europea.

Además, tanto la Unión Europea como Estados Unidos permiten declarar voluntariamente la posible presencia no intencionada en el alimento de sustancias o productos de obligada declaración como ingredientes alergénicos.

Por eso, según Ferrer-Bonsoms, “prácticamente cualquier alimento es potencialmente peligroso para quien sufre estas intolerancias, lo que limita su capacidad de consumo y  reduce su calidad de vida.”

El despacho de abogados especifica en las recomendaciones de su informe que “es muy importante que se realice una correcta gestión de alérgenos en la industria procesadora para evitar, en la mayor medida posible, la contaminación cruzada en los productos comercializados. (…) y que se desarrollen y apliquen las metodologías analíticas necesarias para la detección y cuantificación con la adecuada sensibilidad y especificidad a las sustancias o productos que causan alergias o intolerancias alimentarias”.

Puede leer el informe completo aquí: Informe Ferrer-Bonsoms sobre legislación para seguridad alimentaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *